fbpx
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

La tierra prometida, destino milenario

Tabla de contenidos

La tierra que según las escrituras Dios prometió al pueblo de Israel cuando por medio de Moisés los liberó de la esclavitud de Egipto.

Un territorio que, según Génesis 15, abarca desde el Río de Egipto hasta el río Grande, hoy día englobaría parte del territorio de Egipto desde el río Nilo, hasta el Éufrates que baña los territorios de Irak, y Siria en su parte más occidental; pasando por supuesto por Jordania El Líbano, Palestina y el actual estado de Israel.

La tierra prometida para los cristianos también tiene connotaciones espirituales:

Milenios de historia contemplan a todos estos territorios de Oriente próximo, destacan lugares icónicos como la ciudad de Petra en Jordania o Jerusalén, la Ciudad Santa para las tres principales religiones monoteístas.

Son ya dos milenios los que contemplan estas rutas de peregrinación, hoy la forma de viajar ha cambiado pero la esencia del viaje sigue siendo la misma: descubrir los orígenes de la fe cristiana, pisar y sentir los lugares por donde transitó Jesucristo a lo largo de su vida.

Existen multitud de opciones para descubrir la tierra prometida, paquetes turísticos combinados que puede incluir varios países, pero siempre con el epicentro en la ciudad de Jerusalén, el principal destino religioso del mundo.

Josué y la Tierra prometida

Josué, nacido en tierras Egipto fue el principal lugarteniente de Moisés, colaborador principal de este en la salida del pueblo de Israel de Egipto y líder de las tropas Israelitas.

Josué fue capaz de ganar importantes batallas contra el pueblo de Canaán incluso de conquistar importantes plazas como sería la Ciudad de Jericó, obrando además milagros importantes como el dividir las aguas del Jordán en dos, como ya hubiera hecho Moisés en el Mar Rojo cuando liberó a su pueblo de la mano del Faraón.

Con Josué el pueblo de Israel fue capaz de establecerse en un lugar al que por fin pudieron llamar hogar. Este personaje Bíblico es considerado una de las principales figuras del cristianismo.

Hoy a las orillas del río Jordán el peregrino puede visitar las ruinas de la ciudad de Jericó, ciudad con más de 11.000 años de antigüedad, la ciudad conocida más antigua del mundo y lugar donde Josué y el pueblo de Egipto se asentaron después de recibir la Tierra Prometida.

Pero también fue testigo de dos grandes pasajes del evangelio como son la conversión de Zaqueo, jefe de publicanos y rico que dejaría todo por seguir al mesías, o la Parábola del Buen Samaritano, que precisamente tiene lugar en el camino llevaba de Jerusalén a la Ciudad de Jericó.

Esta ciudad se encuentra en la Región de Palestina, a las orillas del río Jordán a sólo 25 km de la capital de Israel, es reclamo turístico indispensable para el viajero.

De este lugar mágico destacan como reclamo turístico más importante La Fuente de Eliseo, El monte de la Tentación, donde Jesucristo sería tentado por el demonio pasando 40 días sin comer ni beber; El Sicómoro de Zaqueo, el lugar donde se dice que fue bautizado Jesús; y por supuesto los numerosos yacimientos arqueológicos de la zona como son los de Tulul Abu el-‘Alayiq o los de Tell es-Sultan.

El Mapa de la Tierra prometida

Hoy día las delimitaciones y fronteras que se establecían en tiempos del Éxodo han cambiado radicalmente, lo que antes fuera la Tierra prometida hoy es terreno compartido por varios países.

Según el éxodo Dios fijaría los límites “desde el mar Rojo hasta el mar de los filisteos y desde el desierto hasta el río Éufrates”, hoy todo este territorio abarcaría desde el Canal de Suez hasta prácticamente Irak.

Sin embargo, en el libro de los Números la delimitación ya sí es mucho más precisa:

 Yahveh habló a Moisés y le dijo:

«Manda a los hijos de Israel y diles: Cuando hayáis entrado en la tierra de Canaán, ésta será la tierra que os ha de caer en herencia, y estos serán sus límites: Tendréis el lado del sur desde el desierto de Zin hasta la frontera de Edom, y su límite estará en el extremo del Mar Salado.

Así con estas descripciones podemos concluir que la Tierra prometida que Dios entregó al pueblo de Israel hoy estaría ubicada en toda la parte este de Egipto, toda la actual Israel, Jordania y el Líbano, la parte Sur de Irak y Siria y gran parte de la frontera norte de Arabia Saudita.

Viaje a la Tierra prometida

Lo cierto es que, aunque establecer los límites y encontrar los lugares exactos en donde la biblia nos relata los hechos históricos más importantes de la humanidad es hoy una tarea ciertamente difícil sí que podemos decir que visitar estas tierras es una experiencia única.

El peregrino que se plantea emprender este viaje es muy aconsejable que, o bien se documente con meses de antelación sobre los hechos más importantes que ocurrieron en estos lugares o bien contrate una agencia especializada en Turismo religioso como es El Peregrino Travel.

 Planificar los días de ruta, conocer guías locales de confianza y tener experiencia viajando por lugares en los que cultura y tradiciones distan tanto de la forma de ser occidental te ahorrará quebraderos de cabeza y hará que puedas disfrutar de una peregrinación sin contratiempos, en la que de verdad podrás sumergirte en la historia y la cultura de lo que un día fue la Tierra prometido que Dios entregó al su pueblo escogido: Israel.

¿Quieres peregrinar con nosotros?

Nos encargamos de todo: vuelos, hoteles, gruías, tan solo debes vivir y disfrutar tu fe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contenido relacionado

Abrir chat
Hola
¿En qué podemos ayudarte?